viernes, 14 de junio de 2019

Recuerdos de mi padre

Mi padre (en el centro) junto a mi madre y mis abuelos maternos
Un día como hoy nació mi padre. Un ser extraordinario en su humildad. Un hombre muy inteligente, de él me quedan muchas cosas.
Recuerdo el orgullo con el que le decías a la gente que tenías "un hijo abogado que trabajaba en la audiencia", y también nuestras largas conversaciones cuando estabas en el hospital.

No olvidaré nunca tus valores y el desprecio que sentías hacia la corrupción.
Hubo momentos en que llegaste a ser mi héroe y me salvaste una y otra vez con tu inteligencia y poder de convencimiento.  No he vuelto a conocer a nadie con ese don.
Perdiste la batalla final, pero me  consta que luchaste con lo poco que te quedaba.
Ciertamente pude haber hecho más por ti, pero me alegra saber que hasta el último aliento fui tu mayor tesoro en esta tierra.
De todas tus anécdotas hay 2 que recuerdo con mucho cariño.
La primera, es de cuando eras niño y junto a tus hermanos Chana y Tino se levantaban muy temprano y buscaban algo para regalar a su madre. La segunda, es de cuando te graduaste, siendo el primer expediente y defendiste tu tesis. Al finalizar, se hizo un silencio y todos se pusieron de pie para aplaudirte
Hoy papá te he estado pensando todo el día. Oro por ti y le pido a Dios que te acoja. En este día quiero darte las gracias por todo lo bueno, y por lo malo que me sirvió como lección de vida. Espero verte el día después del juicio final.
Tu hijo
Ernesto Vera Rodríguez

No hay comentarios:

Publicar un comentario